Prácticas de gobierno corporativo

Desde hace más de 400 años se ha venido debatiendo en el ámbito del derecho de sociedades, acerca de cuál podría ser la mejor forma de gobierno para las empresas, especialmente en lo referente a los problemas que se derivan de las relaciones entre los intereses de los accionistas y de los administradores de las grandes empresas. 
En un principio, parecía existir una estructura de supervisión o lo que hoy llamaríamos sistema dual de gobierno corporativo (modelo alemán), donde un conjunto de personas, normalmente sus propietarios o accionistas,supervisan y controlan a quienes están encargados de la dirección (directivos), o gestión (gerencia) de la empresa.
 
En el siglo pasado, las cuestiones relativas al gobierno corporativo se manifestaron a través de la publicación del estudio de Berle y Means en 1932. Por lo que a través de este trabajo, se puso en evidencia que en las grandes empresas estadounidenses, la propiedad y el control estaban separados y que ello implicaba que los accionistas o el propietario principal, tenían que delegar la dirección (en un Consejo de Administración o Junta Directiva)  y la gestión (en un Gerente General), contrataciones en las cuales no se podían contemplar todas las situaciones posibles a verificarse, ni establecerse las conductas óptimas de los administradores para todas las circunstancias posibles, lo que ocasionó que el directivo en algunos casos se haya desviado del objetivo e interés del propietario, para seguir el suyo propio, lo que condujo como fue público, algunos de los escándalos de corrupción más grandes de la historia financiera del mundo, como fueron Enron (empresa estadounidense de energía, cuyo escándalo fue revelado en el 2001), WorldCom (empresa estadounidense del sector de telecomunicaciones que se declaró en quiebra en el año 2002) y Parmalat (empresa Italiana de lácteos y alimentos, que casi desaparece en el año 2003 debido a un fraude financiero),  por poner algunos ejemplos. 
 
Existe la percepción, de que al hablar de gobierno corporativo se trata solamente de grandes empresas o corporaciones como las antes mencionadas, que realizan transacciones multimillonarias o que cotizan en bolsa de valores. La realidad es que el gobierno corporativo lo podemos visualizar desde diferentes ámbitos en la toma de decisiones en una empresa, desde lo más sencillo hasta lo más complejo; va encaminado a establecer las mejores prácticas que contribuyan a mejorar la integración de los accionistas o socios en los diferentes niveles de los órganos de gobierno desde las Asambleas, Consejos de Administración o Juntas Directivas, Consejos de Vigilancia o Auditoría Interna, Alta Gerencia y Comités de Apoyo. Cada uno de estos órganos juegan un papel importante en la empresa. Se van detectando las necesidades de su estructuración en la medida que la empresa crece y los accionistas delegan autoridad en el Consejo de Administración y estos en la Alta Gerencia. Estas prácticas se aplican a todo tipo de empresas privadas y públicas, sin diferenciar su tamaño, actividad o composición de su capital. 
 
¿En qué consiste un Gobierno Corporativo? Es el conjunto de reglas y normas que regulan el funcionamiento de los Órganos de Gobierno y las relaciones entre accionistas o socios, directores, administradores y colaboradores, con los demás grupos de interés (empleados, clientes, proveedores, acreedores, competencia, el gobierno, etc). A través del buen gobierno corporativo, los intereses se alinean, las responsabilidades se distribuyen, los conflictos se identifican, se dan a conocer, se les da seguimiento y se resuelven.
 
Cada organización es única, con sus propios procesos, filosofía y estructura organizacional, así como con una visión específica de la empresa y con una serie de fortalezas y debilidades que la definen, es por esta razón que se debe documentar el modelo de Gobierno Corporativo que mejor se adapte, aclarando en cada momento que no existen fórmulas generales para afrontar esta necesidad. Cuando una empresa cuenta con un alto estándar de gobierno corporativo, es percibida como una organización más confiable y como tal accede a mejores condiciones crediticias, en los mercados en que se desenvuelve. Significa además que está mejor organizada, planifica mejor sus objetivos y estrategias y responde con más eficiencia en sus procesos. En consecuencia se vuelve más sólida y competitiva.
 
¿A quién va dirigido el Gobierno Corporativo?  En general el Gobierno Corporativo va dirigido a cualquier empresa: pequeña, mediana y grande, ya sea  familiar o no familiar, privada y pública.  
 
(*) Consultor Sénior de Empresas Familiares y Gobiernos Corporativos
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
 
Tegucigalpa, MDC, 1 de abril de 2014. 
Cargando...