El deber moral y ético del contador

La contabilidad constituye una actividad técnica que se ocupa de registrar, clasificar y resumir las operaciones contables y financieras de una empresa, con el fin de analizar e interpretar los resultados, para la toma de decisiones en la dirección y gestión de las empresas. 
Su origen data de muchos años, desde que el ser humano se dio cuenta que su memoria no era suficiente para guardar tanta información necesaria. De acuerdo a lo manifestado por Gertz (1996), para el año 6,000 antes de Cristo, ya habían elementos orientados a la actividad contable y existían testimonios que en Grecia, Egipto y la Mesopotamia, llevaban registros y operaciones contables de las empresas en tablillas de barro.
 
El Contador Público juega un papel decisivo en la dinámica cambiante de la economía globalizada, teniendo que mantenerse en constante actualización para fortalecer las competencias y el desarrollo profesional continuo. Ajustarse a los cambios que se van presentando, tal es el caso actual en Honduras, que los Contadores están obligados a identificar las mejores prácticas para la aplicabilidad de la Ley sobre Normas de Contabilidad y Auditoría y otras leyes vigentes como el Régimen de Facturación; a introducirse en el conocimiento de un nuevo lenguaje de clase mundial en los negocios, como ser la adopción de las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF´s), Normas Internacionales de Auditoría (NIA´s) y las Normas Internacionales de Información Financiera para pequeñas y medianas empresas (NIIF´s para Pymes). Las Normas para Pymes, abarcan aproximadamente el 95% de las empresas en Honduras. El hombre ha desarrollado en su quehacer histórico, diferentes herramientas importantes para facilitar la labor del Contador, como ser la tecnología de información. Los retos a diario son mayores, todo se resume en evolucionar y hacer de la tecnología la mejor herramienta para facilitar las labores y lograr sus objetivos. Permite además establecer controles a los usuarios del sistema, para evitar que los reportes puedan ser alterados.
 
La moral y la ética van de la mano. La moral es el conjunto de hechos sicológicos que dignifican la vida, y la ética es la ciencia aplicada al arte de vivir (es un conjunto de conocimientos sistemáticos, metódicos y racionales, basados en la experiencia y fundados en principios). La conciencia moral, la actitud de honestidad en lo profesional, y la independencia mental, constituyen la esencia espiritual del Contador Público. Son aspectos importantes que sirven para llevar a cabo su trabajo con la transparencia que se requiere.
 
En consecuencia, el Contador Público, en todas sus actuaciones  debe considerar, estudiar y analizar al usuario de sus servicios como ente económico separado e independiente, relacionarlo con las circunstancias particulares de su actividad, sean éstas internas o externas y observando en todos los casos los principios de: a) Integridad moral. Se espera de él, rectitud, honestidad, conciencia moral, lealtad, veracidad, justicia y equidad. b) Objetividad e independencia mental. Ser imparcial y actuar sin prejuicios, especialmente cuando se trata de analizar, emitir dictámenes y opiniones sobre los Estados Financieros. Demostrar independencia mental y de criterio con respecto a cualquier interés que pudiere considerarse incompatible. c) Responsabilidad. Promueve la confianza en los usuarios de los servicios. En la medida en que se adquiere un mejor comportamiento y buenos hábitos la responsabilidad mejora. d) Confidencialidad. Se habla de secreto profesional. El uso y manejo de la información debe fundarse en un compromiso responsable y leal, de acuerdo con las recomendaciones de los clientes. e) Competencia y diligencia profesional. Mantenerse actualizado de acuerdo a los cambios que se van presentando en el ejercicio de la profesión y actuar con entusiasmo, cuidado, prontitud y eficiencia en el desarrollo de las actividades. f) Conducta ética (comportamiento profesional). El trabajo profesional para que sea ético, tiene que reunir condiciones de calidad. La ética y el control de calidad, son temas que han preocupado permanentemente a los profesionales y organismos que regulan esta actividad. Se pretende que el Contador deba abstenerse de realizar cualquier acto que pueda afectar negativamente la buena reputación de la profesión.
Muchas felicidades a todos los Contadores Públicos en su día.
 
 
 (*) Consultor Sénior de Empresas Familiares y Gobiernos Corporativos
    Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
 
 Tegucigalpa, MDC, 27 de agosto de 2015. 
 
Cargando...