El cáncer en las empresas familiares 2/3

Parece sorprendente si tenemos en cuenta que las empresas familiares dominan nuestra economía y nuestras sociedades desde hace miles de años en casi todo el mundo. Sin embargo, hasta hace unas cuatro décadas no se había escrito nada sobre ellas, 
y sólo recientemente se les empezó a prestar atención como forma diferenciada de empresa y con un tipo especial de filosofía de gestión.
 
 Las empresas familiares contribuyen en un alto porcentaje a la economía de sus países, generando empleo, riqueza y contribuyendo con el estado mediante el pago de  tributos.  La significativa contribución que las empresas familiares hacen a las economías, ha motivado a muchos países de Europa, Asia, Estados Unidos y algunos en Sur América, a establecer un marco jurídico para buscar su sostenibilidad, organicen apropiadamente sus estructuras de gobierno corporativo, se profesionalicen, definan las reglas y normas que deben regular las relaciones entre la familia y la empresa, con el propósito de que  alineen su visión hacia la búsqueda de la trascendencia a las siguientes generaciones.  
 
En Honduras hasta hace unos cuatro años atrás, no se hablaba sobre el tema de las empresas familiares a nivel empresarial tal como está sucediendo actualmente. Es por eso que las Organizaciones Gremiales Empresariales y el Gobierno de Honduras, deben preocuparse por incentivar y apoyar a las empresas familiares, para que en conjunto busquen alternativas que contribuyan a la sostenibilidad, competitividad y la trascendencia a las siguientes generaciones. Existe en Honduras,  la Asociación Hondureña de Consultores Especialistas para el Desarrollo de Empresas Familiares (AHCEDEF), cuyos miembros fueron capacitados a través del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), por consultores de Argentina y España. Con dicha organización  se pueden hacer alianzas para obtener asistencia técnica y otros que redunden en beneficio de las  familias empresarias, el  empresariado hondureño en general  y el país.
 
Una empresa que trasciende a otras generaciones, es capaz de administrar apropiadamente los cambios; crea valor para sus socios transformándose en riqueza, la cual contribuye a incrementar el patrimonio familiar y empresarial; crea nuevas oportunidades de empleo para los miembros de la familia y personal externo; contribuye también con el país generando mayores tributos. La sociedad en general se verá beneficiada, siempre que el Estado administre en forma  transparente los ingresos que perciba a través de los aportes generados  por las empresas familiares. El reto no solamente corresponde a las familias empresarias como tal, sino también para las organizaciones gremiales empresariales, como agentes de cambio y factores determinantes del progreso y desarrollo de sus afiliados; y por último, un reto para el Estado de Honduras, que debe jugar un papel preponderante, garantizando bienestar económico y social para todos los hondureños.
 
¿Porqué mueren las empresas familiares? Existen muchas razones por las cuales mueren las empresas familiares y mencionaré algunas:  a)  Una investigación realizada por John Ward de la Universidad de Harvard sobre 1000 empresas familiares de todo el mundo,  que no habían logrado llegar a la tercera generación, arrojó que el  60% de las empresas familiares desaparecen por dificultades y conflictos familiares. b) Por falta de planificación de largo plazo, con estrategias y objetivos claramente definidos. c) falta de un sucesor competente y calificado. d) Resistencia al cambio por parte de los fundadores. e) Falta de profesionalización en la gestión de la empresa. f) Mezcla de roles familiares y profesionales. g) Controles inapropiados. h) Carencia de indicadores claves del desempeño. El miembro de la familia que ejerce un puesto directivo o gerencial no está sujeto a indicadores de desempeño, es decir, a parámetros claros de rendimiento y de resultados requeridos por la empresa. i) El nepotismo, es decir, permitir el acceso de familiares no cualificados a puestos de alta responsabilidad dentro de la estructura organizativa de la empresa y con una asignación salarial y beneficios  muy por encima de lo que ofrece el mercado laboral,  en perjuicio de la propia empresa y de profesionales no familiares, provocando descontento en el personal no familiar, recelo y desconfianza en los familiares no promocionados e ineficiencia de la organización empresarial. j) La efectividad es sacrificada por la afectividad, es decir que, si el esposo es el gerente general y la esposa la gerente de administración, es muy común que se confundan los roles y que actúen de acuerdo a la relación de esposos y no en función de las responsabilidades del puesto que les corresponde, como jefe y subalterno.
 
(*) Consultor Sénior de Empresas Familiares y Gobiernos Corporativos
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
 
Tegucigalpa, MDC, 1 de abril de 2014. 
Cargando...