El Protocolo Familiar

 
El Protocolo Familiar es un instrumento que regula las relaciones entre los miembros de la familia y la empresa. Consolida el proceso de sucesión de una empresa familiar. A partir de su articulado, encuadra una serie de aspectos que tanto la familia como la empresa consideran que deben ser pensados y consensuados de manera anticipada como una forma de disminuir el riesgo de futuros conflictos. Propicia un foro permanente de análisis y discusiones a través de los órganos de gobierno de la empresa, ajustados a una Norma.
 
El protocolo familiar es un mecanismo que, además de favorecer el cambio generacional, contribuye al equilibrio entre las cuestiones empresariales y familiares. Será necesario para ello delimitar exactamente los intereses de la familia y los de la empresa, para evitar injerencias de un lado o de otro, causa habitual de crisis en las empresas familiares. El equilibrio entre ambos campos de interés, permitirá prevenir y anticiparse a los conflictos que pudieran suscitarse. Por ello, en este tipo de documentos se abordan cuestiones tales como los derechos inherentes a la propiedad, la administración y gestión de la empresa o el trabajo asalariado por miembros de la familia en la empresa.
 
El proceso de elaboración de un protocolo familiar brinda una rica experiencia para que las familias propietarias fortalezcan y compartan su visión y compromiso sobre lo que ellos quieren ser en el futuro como grupo empresario familiar. Esto exigirá también planear y afrontar el relevo generacional.
 
El protocolo familiar ha de ser como una garantía de los derechos de todos los familiares como la mejor defensa de sus propios intereses, y no como el resultado de negociaciones donde unos pierden y otros ganan.
Cargando...